Estrés

Al abrir los ojos nuestro cerebro se prepara para trabajar. En ondas cerebrales esto se traduce en una disminución de la Onda Alfa. Cuando los cerramos, nuestro cerebro entra en un estadio de recuperación, dónde el cerebro recarga energía. Se traduciría en un aumento de la Onda Alfa.

Sin embargo, el estrés, cualquier trauma, miedos o incluso la ansiedad, con frecuencia provoca  problemas a la hora de producir esta actividad por lo que la persona no es capaz de entrar en este estado de recuperación. En esencia, lo que ocurre es que su cerebro no se puede recargar, lo que puede conllevar a problemas de sueño, al agotamiento y finalmente al colapso en un tiempo prolongado.

El objetivo que nos marcaremos para tratar el estrés con neurofeedback será manejar todas las situaciones que nos provocan este estado, de una forma eficiente y saludable para que nuestra mente sea capaz de rendir, trabajar y también descansar. Con este entrenamiento conseguiremos dotar a nuestro cerebro de las herramientas suficientes para tener una mayor tolerancia al estrés y prevenirlo en un futuro sin recurrir a ningún tipo de ayuda. Esta estrategia se habrá convertido en un hábito para nuestro cerebro.

Deja un comentario